Koon Artesanos un proyecto con estrella 31 de agosto de 2016 10:00

Portada un producto con estrella

 

A inicios de este año recibimos un pedido de Marcos para fotos el cual se procesó de manera habitual y sin ningún percance el pedido fue entregado y concluido satisfactoriamente.

 El tiempo transcurrió sin ninguna novedad hasta que de manera sorpresiva tuvimos un saldo rojo en la cuenta de la página de Internet; nuestra reacción fue investigar de que pedido se trataba y como acto seguido llamar a la compañía del servicio de cobranza en Internet para saber cómo proceder ante esta situación.

 Cuando realizamos la llamada para informarnos, las noticias no fueron alentadoras ya que el tiempo para realizar una aclaración con el Banco ya había terminado y la resolución fue que “El cobro fue detectado como fraudulento” y debido a esta situación el cliente presentó un contra cargo, lo crítico del asunto fue que a falta de documentación por nuestra parte para acreditar la compra el Banco dio el fallo a favor del "Cliente". Lo único que nos restaba por hacer era contactar al Cliente a como diera lugar, una situación nada favorable.

 Comenzamos a contactar al cliente con los números que había dejado, pero no tuvimos suerte ya que cada llamada nos mandaba a buzón; debíamos ir más allá...

Por medio de su correo pudimos dar con empresa se trataba y llamamos a la empresa para localizarlo.

 La llamada entró al Conmutador, después a recepción de ahí a otra oficina, después a un celular dónde por fin una voz muy amable respondió...

 -Lili: ¡Hola señorita buen día! Con el señor Ángel por favor, llamamos de la empresa Koon Artesanos.

-Señorita- ¡Buen día!, el Señor Ángel no se encuentra en este momento, ¿para qué asunto lo busca?

-Lili: El Señor Ángel, realizó una compra en nuestra tienda de Internet en enero y posteriormente se realizó un contra cargo a esta operación, debido a este tema buscamos al Señor Ángel para aclarar la situación.

-Señorita: El Señor Ángel regresará la próxima semana, le comunico su mensaje, ¿algo más en lo que le pueda ayudar?

-Lili: No señorita, muchas gracias es todo.

Concluimos que la tarea de encontrar al cliente no sería fácil además de explicarle que necesitábamos hacer de nuevamente el cargo ya que el banco había declinado la operación, también intentamos contactarlo vía correo electrónico, pasaron algunos días y no había respuesta, preocupados por cómo se desarrollaban las cosas decidimos esperarnos un poco más, hasta que por fin nos contactó el cliente, quién con mucha amabilidad nos atendió y nos dijo que la tarjeta con la que había realizado la operación tuvo algunos problemas y decidió cancelarla resultando afectadas algunas transacciones, como la nuestra.

Pero su pedido había llegado a tiempo y los productos le habían gustado mucho y no tenía ningún inconveniente en realizar nuevamente el pago; sin mayor contratiempo al día siguiente realizó la transferencia a Koon Artesanos; quedamos sorprendidos al ver la buena disposición del cliente y de cómo se había desarrollado el tema, ya que esta era la primera ocasión que un pago había sido declinado por un cliente, el cual había llevado un proceso de venta exitoso.                            Esta fue una muestra más de como un cliente satisfecho puede cambiar el curso de las cosas pero también nos enseñó que una buena actitud de servicio puede conseguir un resultado positivo.